Álex Fernández: “Formarme como entrenador me ayuda a seguir creciendo como jugador”

Mientras pelea sobre el césped con el Arenteiro por conseguir el acceso a Segunda RFEF, el centrocampista Álex Fernández (Ourense, 1988) se forma como entrenador con CENTED. El ex de Pontevedra, Coruxo, CD Ourense, Celta B o Lorca Deportiva considera que obtener el Nivel 1 de Técnico Deportivo en Fútbol con nuestra escuela -ahora está inmerso en el 2- le ha servido para mejorar como jugador. Su pasión le invita a ir más allá de lo que sucede en el terreno de juego: analiza, visualiza y adquiere conocimientos que le permiten no dejar de evolucionar. Casi 300 partidos en Segunda B y 16 temporadas como profesional le contemplan.

Pregunta: ¿Cómo fue tu primer contacto con el mundo del fútbol? ¿Qué recuerdas?

Respuesta: Mi padre jugó en equipos como el Pabellón o el Atlético Orense. Después, me acuerdo de que firmó y ascendió con el Puente. Yo, de aquellas, tenía unos seis años. Sabía lo que era el fútbol por verlo en la tele y porque le gustaba a mi padre, pero un día, pasando por delante del Pabellón Municipal de Deportes, vi a chavales jugando y le dije: “¿Oye, papá, eso qué es, lo del fútbol?”. Le comenté que quería jugar en algún club, y así empecé: habló con la gente del Pabellón, me cogieron enseguida y ahí hice mis primeros pinitos.

P: Después no se te dio mal.

R: Con bastante sacrificio a partir de cierta edad, tomándomelo muy en serio, pude y sigo pudiendo ganarme la vida con el fútbol. ¿A quién no le agradaría dedicarse a lo que le gusta?

P: ¿Cuándo te das cuenta de que puedes llegar a ser jugador profesional?

R: Firmé en las categorías inferiores del Celta con doce años, siendo infantil de segundo. Ya sabía que pertenecía a un club histórico de Primera División, con Karpin o Mostovoi por aquel entonces, y eso te ilusiona, pero no eres consciente de la realidad a la que te enfrentas. Me lo tomaba como un hobby. Cuando empiezo a ver que existe la posibilidad de ser profesional es en mi primer año de juveniles. Los directivos del Celta hablaron conmigo: querían que tuviese una proyección positiva para intentar dar el salto y, en mi segundo año como juvenil, ya pasé a jugar en Segunda B con el filial. Ahí me di cuenta de que podía tener una oportunidad.

P: Y ahora, a tus 32 años, te surge la inquietud de formarte como entrenador.

R: Dentro del campo, más que dedicarme solo a mi función como mediocentro, siempre quise tener más controlado de lo normal los distintos aspectos del juego. Me gusta ir un poco más allá. Tengo la suerte de que uno de mis amigos, Adrián Padrón, se inició en este mundo antes que yo y siempre me dice que es bueno para aplicarlo en los años que me quedan de fútbol. Lo ves desde otro punto de vista. Quiero formarme adecuadamente para poder afrontar, de menos a más, la retirada el día de mañana. Trataré de que los conocimientos que estoy adquiriendo en los cursos me sirvan en cualquier ámbito futbolístico.

P: ¿Este aprendizaje te ayuda a comprender lo que te piden los técnicos?

R: Sí, por supuesto, pero considero que siempre entendí la postura del entrenador y lo que quieren de mí. Trato, eso sí, de analizar por qué me aconsejan ejecutar determinadas acciones y no quedarme solo con que tengo que hacerlo.

P: ¿Sueles ver fútbol?

R: Ahora tengo menos tiempo, pero me gusta analizar los partidos de Segunda B y Tercera. Me parece un fútbol bastante más apasionado que el de categorías superiores. Cuando juega mi equipo, acabo el encuentro, me tranquilizo y, por la noche, lo analizo en frío. Me considero un futbolista maduro. Quiero saber qué hice bien, qué hice mal y en qué pude ayudar más al grupo. Lo vivo mucho.

P: ¿Ha evolucionado tanto, desde que comenzaste tu carrera, ese fútbol de Segunda B y Tercera?

R: Sin duda. Ahora obtienes muchísima información a través de la tecnología, y eso ayuda a cuerpo técnico y jugadores a competir con mayor seguridad y tranquilidad.

P: ¿Qué entrenador te ha aportado más a lo largo de tu trayectoria?

R: Te puede gustar más o menos un técnico, puedes estar o no de acuerdo con él, pero, sin caer en tópicos, todos te aportan algo positivo. Siempre me acuerdo de lo mucho que me ayudaron todos los entrenadores que tuve.

P: En un futuro, cuando cuelgues las botas, ¿preferirías dedicarte al fútbol de competición o al de base?

R: Me atrae muchísimo más el fútbol de competición, pero estaría bien pasar un año o dos en base. Por experiencias de compañeros míos, todos coinciden en que empaparte de la cantera resulta superpositivo para poder afrontar el fútbol profesional en las mejores condiciones.

P: Por último, ¿qué te ha aportado realizar el Nivel 1, y continuar con el 2, en CENTED?

P: Es una maravilla. Te empapas de todo. Cojo cosas de cada profesor y asignatura y las intento aplicar a nivel futbolístico. Me ha ayudado a seguir creciendo como jugador.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad